sábado, 7 de noviembre de 2009

Mains froides, coeur chaud.

Tengo las manos frías. Siempre, en cuanto llega el otoño empiezan a congelarse. Y así hasta la primavera siguiente. Es horrible. Me pongo guantes, las meto en los bolsillos, las froto, les echo el aliento, cojo cosas calientes, las pego a los radiadores, pero nada, siguen frías. Y me acaban doliendo. Y la gente me dice: tienes las manos heladas. Como si yo no lo supiese ya. Pero me da igual, porque ya se sabe eso que dicen. Manos frías, corazón caliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Make cupcakes, not war.