domingo, 20 de diciembre de 2009

Anónimos.

Ahora me voy corriendo a dejar en tu puerta un anónimo con un tono un poco amenazante que diga quiéreme. Junto a una tableta de chocolate del que te gusta claro, para que puedas comértelo mientras estás tirado en el sofá con mi nota sobre las rodillas pensando en mi sin tu saberlo. Igual algún día me haces caso y empiezas a quererme, a mi, la que a veces se asoma a la ventana para verte.

6 comentarios:

  1. Anónimos, tienen ese morbo implícito, esas ganas de descorchar su nombre, su sombra.
    Pensando en mí sin tú saberlo.

    ResponderEliminar
  2. Un mensaje anónimo que dice "quiéreme" suena bien, y con chocolate suena aun mejor.

    ResponderEliminar
  3. Los anónimos representan un mensaje dentro de otro. Se torna un tantito excitante la cuestión.
    Besos. Pásala bien .

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito, me ha encantado :]
    ¡Un beso!
    Yo también te sigo ^^

    ResponderEliminar

Make cupcakes, not war.